RSS

En el presente post voy a dar muestra de las grandes escenas mas rídiculas de mi vida, las cuales indudablemente en su mayoría se encuentran dispersas en mi niñez, algunas pocas en mi adolescencia y muy pocas en mi juventud... ¿Será que de niños es más fácil hacer el rídiculo?

Bueno, empezemos con la primera gran escena...


Acomódate la ropa hijo!

Era la epoca escolar, primero de primaria para ser precisos, acababa de sonar el timbre de salida y una alegría impregnada de sonrisas se podía sentir en el ambiente, yo salía con un grupo de amigotes, eramos los más "vivos" del colegio, salía y buscaba por entre la gente el rostro hermoso y amoroso de mi madre, pasados unos minutos logré divisar su precioso cabello y me apresuré hacia ella.

En mi eterna caminata fui observando que el rostro de mi madre iba cambiando a medida que yo me acercaba a ella, era una mirada que recorría todo mi cuerpo y que (todo indicaba) iba hacia más hacia el enojo que la alegría.

Una vez estando frente a frente mi madre me daba un pequeño comentario entre dientes y con la mayor calma posible: "...ven que te voy a arreglar la ropa porque estás todo hecho un zafarrancho..."

Fue en ese momento, en ese preciso momento que empezó todo, mi madre no tuvo mejor idea que empezar a desabrocharme la correa y el pantalón, para luego bajarmelo completamente y dejarme al descubierto de la escuela entera, yo no sabía que cara poner ni que decir, ni que hacer, si me iba corriendo facilmente podría ser alcanzado debido a obvias razones (tenía mis pantalones en los pies) , bueno, la verdad es que me quedé ahí sin hacer nada.

Tuve que esperar los infinitos dos minutos en que mi madre me bajó el pantalón, me arregló la camisa, me la estiró bien, me volvió a subir el pantalón, me lo abrochó, lo acomodó un poco y luego al finalizar, me miró como diciendo en su interior... "Perfecto!"

Entenderán que fruto de esa escena mi reputación cayó unos 35 puntos porcentuales y tuve que trabajar mucho para volver a ser el que era. En fin, hoy me río de eso pero recuerdo que en ese momento no sabía donde meterme.



Casos como estos ocurren a menudo, madres que por hacerles un "bien" a sus hijos los humillan de la forma más vil y al mismo tiempo amorosa en la que un humano puede humillar a otro.

Aquí algunos otros casos de mi autoría, y como dice el dicho, una imagen vale más que mil palabras:


Mi corbata michi dio que hablar aquella vez...

Madres!, por favor!, no vistan a sus hijitos con la misma ropa!, cada hermanito tiene su individualidad eso le hace bien para su autoestima...se los digo por experiencia =(

De zorro, recuerdo que ese día andaba por la calle y no habia señora que no me mirara diciendo: "Pero que liiiiindooo...si es el zorritoooo"



Vaquerito soy, y mi vida se va acabaaando...

4 versos sobre el tema:

atormentado dijo...

jajaja que buena.
la espada del zorro es esa que estaba llena de agua y tenia papelitos de colores dentro! es esa no?
el disfraz de vaquero era el boom en los 80s!

Angelio... dijo...

esa mismaa!! ..jajaja...

Y tu la movias y te computabas que era la espada de guerra de las galaxias..jajaja

Bueno, este post creo que tiene un tiempo de vigencia porque ayer mi madre me ha hecho saber que no le gusta nada...jajaa (en serio :| )

Hablamos,

karivit dijo...

Jaja que buena anécdota... dile a tu mami que la repita en la universidad para cagarme de risa :P

Oie! no mates este post :( está muy bueno =D dile a tu mamá que la blogósfera lo reclama y de paso que le mandamos saludos, para que esté contenta xD

Gsús dijo...

que bueeeeeeena. Yo tambien tengo una foto disfrasado del Zorro, quizas algun dia la postee, aunque... Mi hermano tiene una donde esta vestido de un Husar de Junin esa si es chevere, y bueno lo de la arreglada de pantalones camisa y todo (tengo que admitirlo) tambien me ha pasado, pero no lo recuerdo tan vivamente como tu.